Mitos sobre elfos

Mitos sobre elfos

El primer lugar de la tierra en donde se comenzó a hablar acerca de los elfos, fue en la región de los países nórdicos. A estas criaturas se les considera como una especie de semidioses, ligados a la fertilidad.

De acuerdo con la tradición de los mitos sobre elfos se sabe que se les puede categorizar en dos vertientes distintas. Por un lado, tenemos a los duendes de luz, mientras que por el otro nos encontramos a los seres de oscuridad.

Ya con esto nos podemos dar cuenta que al igual que sucede con otras culturas, como por ejemplo la china, la gente siempre ha buscado la manera de simbolizar el bien y el mal, a fin de que las personas más jóvenes tengan la oportunidad de aprender a discernir las situaciones que se les presenten.

Recordemos que precisamente las leyendas y los mitos han sido contados de generación en generación, para que las sociedades tengan un precedente de lo que ha acontecido en periodos anteriores.

Volviendo al tema de los elfos, aquellos que son denominados como “seres de luz”, se dice que tienen la capacidad de vivir por muchísimos años (inclusive hay quienes afirman que deben vivir varios siglos).

Por otro lado, los seres oscuros, se identificaban porque eran los que habitaban en los bosques y además tenían el cabello color ébano, en vez de rubio (de ahí su nombre). También se comenta que estas criaturas a menudo realizaban sacrificios, con el fin de complacer a su dios.

Cierto sector de la población de aquellas regiones señala que a los elfos oscuros, de ninguna manera se les debería de considerar como divinidades ya que reflejan lo negativo. Por el contrario, se les debe ver cómo gnomos o enanos que vivían en los bosques.

En contraste, podemos decir que la literatura moderna se nos muestran a los elfos como criaturas bellas, que se ocultan del hombre en cavernas.