Cuento de terror La historia inacabada

Cuento de terror La historia inacabada

El editor de Galdino le había pedido que le entregara un cuento de terror breve para publicarlo la siguiente semana. Lo que su jefe desconocía es que en ese tiempo, el escritor había tenido algunos contratiempos que le habían impedido cumplir con ese cometido.

Ya con el tiempo encima, Galdino caminaba angustiado por todos y cada uno de los recovecos de su oficina.

– ¡Qué voy a hacer! Mañana es el día en el que debo entregar mi relato y aún ninguna idea llega a mi cabeza.

Con la mente en blanco, se puso a ojear revistas de miedo, para ver si encontraba algo la imagen que le sirviera de inspiración. Súbitamente, recordó que en uno de los cajones de su escritorio, tenía varios borradores de historias que no había acabado.

Del compartimento sacó cinco carpetas, las puso sobre el escritorio y con los ojos cerrados eligió la primera que su mano tocara. En ese caso, se trataba de la segunda historia.

La revisó y vio que ya tenía concluida la introducción y gran parte del desarrollo, con lo que sólo le faltaba el clímax y la conclusión del relato.

– Tengo bastante tiempo para terminar lo que le falta. Mejor me voy a almorzar y ya con la barriga llena podré terminar con mi escrito mucho más relajado.

Luego de dos horas Galdino regresó a su oficina y encontró que todos sus papeles estaban revueltos y el escritorio volteado de cabeza en un rincón.

Levantó unas hojas del piso y notó que éstas estaban llenas de sangre. Quiso salir velozmente del lugar, pero sus piernas no le respondieron, debido a que estaba muy asustado.

Oyó unos disparos que provenían del despacho de su jefe y segundos después, vio cómo ingresó un hombre con una pistola a su oficina. El matón le disparó tres tiros en la cabeza y se fue del sitio sin dejar huella.

Quien diría que la historia de Galdino acabaría de ese modo.