Leyenda corta de la Luna y sus aretes


Según reza esta antigua historia, hace muchísimos siglos incluso antes de la llegada del hombre a la tierra, la Luna se encontraba justo al lado del Sol. Ambos astros contrajeron matrimonio y fueron muy felices hasta que la Luna descubrió que el “Astro Rey” platicaba demasiado con Venus.

Fue tanto su enojo que la Luna decidió moverse hasta la Tierra para estar lejos del Sol. Se dice también que este hecho afectó de alguna manera la composición del universo, pues a partir de esa separación surgió lo que hoy conocemos como el “Día y la noche”, ya que de esa manera los dos podían permanecer sin verse.

Sin embargo, el Sol de vez en cuando le pide a la Luna que lo perdone, es decir, hay ocasiones en las que ambos platican de nuevo aunque sea por unos minutos. A este fenómeno las personas lo conocemos con el nombre de eclipses, por cierto, hay otras leyendas cortas que mencionan esto.

Ahora hablemos sobre los aretes de la Luna. Desde luego, se puede observar que ese satélite natural carece de un rasgo similar a un pendiente de mujer. No obstante, se cuenta que cuando la Luna está muy triste y melancólica llora lágrimas de plata, las cuales son recogidas por los orfebres, quienes las convierten en aretes y luego las venden a las mujeres.

También los ancianos mencionan que las damas que hayan adquirido un par de estos pendientes, o sea, aretes que hayan sido elaborados con “lágrimas lunares”, solamente deben cortar su cabello en fechas predeterminadas del calendario.

Es decir, sólo es recomendable que se hagan un corte nuevo de cabello cuando la fase lunar sea de “Luna Nueva”, ya que es el único tiempo en el que las mujeres y el satélite natural se encuentran en perfecta sintonía. Esto último se puede leer en varios textos de astrología.

Cómo crear una escenografía estupenda

Cómo crear una escenografía estupenda

Los escenógrafos son las personas que intervienen en obras cortas o largas colocando los elementos inanimados que participarán como complemento en las escenas. Se dice que entre mejores sean los materiales que se ocupen para la elaboración de los escenarios, mayor es la calidad de la producción.

Los fondos y mobiliario que aparecen durante una escena, tienen la función de “encender” la imaginación del público. Es decir, lograr que la audiencia se introduzca en la historia y se olvide que está sentado en una butaca.

Por ejemplo, las escenografías son un elemento que nos puede ayudar a la hora de identificar un periodo histórico concreto. Por ejemplo, los años 20, la época del rock’n’roll, etc.

Definir a un escenógrafo es una labor demasiado difícil, ya que estas personas además de tener conocimientos de decoración, son profesionales a los que les gusta documentarse muy bien acerca de cualquier época que les toque representar, pues el objetivo es crear una postal en la mente del espectador, para que éste jamás olvide su trabajo.

Del mismo modo en que lo hemos mencionado en otras oportunidades, para tener una buena escenografía no es necesario contar con un cuantioso presupuesto, pues hay veces que la producción no cuenta con el capital eficiente como para hacer realidad todo lo que está en la mente del escenógrafo (por ejemplo, una obra escolar o de teatro callejero).

Sin embargo, con un poco de tela, pintura, madera etc. créeme que se pueden hacer cosas de muchísima calidad. Todo está en el empeño que le pongas a las cosas.

Un factor que no hemos mencionado y que es fundamental para el éxito de los escenógrafos es que éstos realicen una lectura del guión en conjunto con los escritores de la obra, con el fin de determinar si tienen los mismos conceptos sobre los elementos que deben aparecer en cada una de las escenas.

Cuento de terror La historia inacabada

Cuento de terror La historia inacabada

El editor de Galdino le había pedido que le entregara un cuento de terror breve para publicarlo la siguiente semana. Lo que su jefe desconocía es que en ese tiempo, el escritor había tenido algunos contratiempos que le habían impedido cumplir con ese cometido.

Ya con el tiempo encima, Galdino caminaba angustiado por todos y cada uno de los recovecos de su oficina.

– ¡Qué voy a hacer! Mañana es el día en el que debo entregar mi relato y aún ninguna idea llega a mi cabeza.

Con la mente en blanco, se puso a ojear revistas de miedo, para ver si encontraba algo la imagen que le sirviera de inspiración. Súbitamente, recordó que en uno de los cajones de su escritorio, tenía varios borradores de historias que no había acabado.

Del compartimento sacó cinco carpetas, las puso sobre el escritorio y con los ojos cerrados eligió la primera que su mano tocara. En ese caso, se trataba de la segunda historia.

La revisó y vio que ya tenía concluida la introducción y gran parte del desarrollo, con lo que sólo le faltaba el clímax y la conclusión del relato.

– Tengo bastante tiempo para terminar lo que le falta. Mejor me voy a almorzar y ya con la barriga llena podré terminar con mi escrito mucho más relajado.

Luego de dos horas Galdino regresó a su oficina y encontró que todos sus papeles estaban revueltos y el escritorio volteado de cabeza en un rincón.

Levantó unas hojas del piso y notó que éstas estaban llenas de sangre. Quiso salir velozmente del lugar, pero sus piernas no le respondieron, debido a que estaba muy asustado.

Oyó unos disparos que provenían del despacho de su jefe y segundos después, vio cómo ingresó un hombre con una pistola a su oficina. El matón le disparó tres tiros en la cabeza y se fue del sitio sin dejar huella.

Quien diría que la historia de Galdino acabaría de ese modo.

Leyendas cortas de diosas

Leyendas cortas de diosas

Artemisa aparece en los textos antiguos como la hermana de Apolo. Frecuentemente se dice que ella llevaba consigo un arco y varias flechas, pues entre las actividades de ocio que más le divertían se encontraba la caza de venados.

Entre las labores que debía cumplir, sobresalía el hecho de que protegía a las mujeres que estaban encinta, aunque también se le encomendaba cuidar a los infantes huérfanos o tejidos.

De igual manera, tenía que hacerse cargo de los animales que eran considerados como mamíferos.

Hay millones de leyendas cortas en las que se dice que Artemisa acostumbraba recorrer los bosques acompañada de hadas y perros domesticados. Su padre era Zeus, por lo tanto ella siempre ha sido vista como una de las integrantes del Olimpo.

En una crónica ancestral se señala que Hera le impuso un castigo a Leto (madre de Artemisa) por haber quedado preñada de Zeus. Su penitencia consistía en que bajo ninguna circunstancia podía dar a luz a su hija en tierra firme.

No obstante, Leto desobedeció este mandato y se trasladó a una isla en donde al paso de los meses se convirtió en madre. Ese tipo de relatos los podemos encontrar en las viejas historias cretenses.

Algunos escritores modernos han dicho que Zeus con el propósito de evitar que Hera descubriera la localización de Leto y pudiera vengarse, la convirtió en codorniz para así protegerla y dejar que diera a luz con cierta tranquilidad.

Lo cierto es que las codornices son una de las pocas aves que sufren terriblemente al poner huevos. Quizás por esto, dichos autores han hecho tal aseveración, al comparar este sufrimiento con el “dolor de parto”.

También existe una discusión acerca de cuál de los gemelos (Artemisa y Apolo) llegó este mundo en primer lugar. Sin embargo, más del 80% de los historiadores está de acuerdo con que fue la diosa del arco y flecha la que apareció antes.

Mitos sobre elfos

Mitos sobre elfos

El primer lugar de la tierra en donde se comenzó a hablar acerca de los elfos, fue en la región de los países nórdicos. A estas criaturas se les considera como una especie de semidioses, ligados a la fertilidad.

De acuerdo con la tradición de los mitos sobre elfos se sabe que se les puede categorizar en dos vertientes distintas. Por un lado, tenemos a los duendes de luz, mientras que por el otro nos encontramos a los seres de oscuridad.

Ya con esto nos podemos dar cuenta que al igual que sucede con otras culturas, como por ejemplo la china, la gente siempre ha buscado la manera de simbolizar el bien y el mal, a fin de que las personas más jóvenes tengan la oportunidad de aprender a discernir las situaciones que se les presenten.

Recordemos que precisamente las leyendas y los mitos han sido contados de generación en generación, para que las sociedades tengan un precedente de lo que ha acontecido en periodos anteriores.

Volviendo al tema de los elfos, aquellos que son denominados como “seres de luz”, se dice que tienen la capacidad de vivir por muchísimos años (inclusive hay quienes afirman que deben vivir varios siglos).

Por otro lado, los seres oscuros, se identificaban porque eran los que habitaban en los bosques y además tenían el cabello color ébano, en vez de rubio (de ahí su nombre). También se comenta que estas criaturas a menudo realizaban sacrificios, con el fin de complacer a su dios.

Cierto sector de la población de aquellas regiones señala que a los elfos oscuros, de ninguna manera se les debería de considerar como divinidades ya que reflejan lo negativo. Por el contrario, se les debe ver cómo gnomos o enanos que vivían en los bosques.

En contraste, podemos decir que la literatura moderna se nos muestran a los elfos como criaturas bellas, que se ocultan del hombre en cavernas.

El girasol de invierno

El girasol de invierno

Se dice que en los panteones a menudo ocurren muchas experiencias sobrenaturales que dan origen a Historias de terror. Sin embargo, pocas son como la que estoy a punto de relatarles.

A César le gustaba esconderse entre las tumbas y así asustar a sus amigos al salir del colegio. Era un muchacho muy bromista, el cual por obvias razones casi siempre terminaba metido en graves problemas.

Algunos de sus compañeros de clase que resultaron afectados por su macabro sentido del humor, hicieron que el director del plantel llamara a sus padres, para que éstos le pusieran un remedio a las travesuras del niño.

– Si ustedes no hacen algo para que mejore la conducta de César, me temo que lo tendré que expulsar de la escuela. Mencionó el director.

– Nosotros no vamos a hacer nada para que cambien su comportamiento. Nuestro hijo no conoce la palabra “No”.

Al oír esa respuesta, el académico tomó la decisión de hablar con el abuelo del niño, quien era el encargado de llevarlo y recogerlo todos los días. El anciano al enterarse se enojó y le prometió al director que su nieto jamás volvería a gastar una broma pesada.

Esa tarde el octogenario le contó una historia a César en la que le decía que si los niños retiraban las flores de los floreros que estaban sobre las tumbas, los espíritus de ese lugar aparecerían para reclamar lo que por derecho les pertenecía.

El chiquillo ni tardo ni perezoso, al día siguiente quiso desmentir el relato que había escuchado el día anterior. Se acercó a un gran mausoleo de mármol y sustrajo un hermoso girasol que aguardaba ahí el paso del tiempo.

En el momento en el que el niño tuvo entre las manos esa flor, sintió que alguien lo tocó por la espalda. Era una mano grande, huesuda y muy fría. Lo que lo hizo devolver el objeto robado fue que al voltearse no vio a nadie.

A partir de ese momento, César fue el alumno mejor portado de esa escuela.

Cuentos cortos de brujas La aventura de Escarlata

Cuentos cortos de brujas La aventura de Escarlata

Escarlata era un adolescente que sufría mucho al ir al colegio, pues aunque era una alumna excelente tenía muy pocas amigas, debido a que sus compañeras la consideraban como alguien “cero cool”.

Su materia favorita era la literatura y el género que más disfrutaba era el que tenía que ver con las historias y cuentos cortos de brujas antiguos. De hecho, en su casillero tenía un dibujo del mago Merlín, pues era uno de sus personajes predilectos.

Un día caminando rumbo a la papelería, tropezó con una pequeña rama de madera. La levantó del piso y comenzó a agitar la como si fuese una gran hechicera. Repentinamente las nubes del cielo se volvieron negras y una colosal tormenta comenzó a caer.

La gente presurosa buscaba un refugio en donde pudiera protegerse de la lluvia. Mientras tanto Escarlata continuaba jugando con la vara, sin importarle que tanto su mochila, su ropa y su cabello estuviesen empapados.

De momento, la joven agitó su mano derecha de tal manera que la lluvia paró en cuestión de segundos.

Escarlata creyó que se trató de una coincidencia, pues esa rama de ninguna manera podía ser una varita mágica. No obstante, corrió hasta la cochera de su casa, se encerró y ya en un lugar seguro, empezó de nuevo a dar unos pases mágicos.

Entonces algunas herramientas de las que estaban colgadas en las estanterías, comenzaron a flotar.

– ¡Soy una bruja! Ahora podré hacer todo lo que siempre quise, sin que nadie se interponga en mi camino. Comenzaré por hechizar a las compañeras de mi grupo, para que me nombren la más popular de mi escuela. Dijo.

Sin embargo, a los pocos minutos recapacitó y se dio cuenta que no era bueno hacer uso de ese poder para cosas como esa, pues a fin de cuentas sería como vivir una gran mentira.

Mejor decidió guardar el secreto y ayudar a la gente que pudiera, siempre tratando de permanecer en el anonimato. Hoy en día Escarlata es conocida como una de las brujas buenas del pueblo.